Ejercer la democracia, prenda de nuestra libertad.

Una de las premisas de la libertad es su ejercicio con responsabilidad. Sin responsabilidad, la libertad, como todo valor humano, puede ser hasta perniciosa para su destinatario, es decir, para el hombre. Un modo de ejercer la libertad con responsabilidad es participando, cuando los regímenes lo permiten, en la elección de los gobernantes. Porque ellos son los que, directamente dictan las normas de todo tipo que rigen nuestras vidas, poseen la facultad de aplicar dichas reglas y, como si fuera poco, son ellos, los gobernantes, los que disponen de los bienes que los miembros de la sociedad entregan para que se destinen al bien común (a través de impuestos, tasas, contribuciones etc.). Cuando hay elecciones, para que en conjunto determinemos quiénes nos gobernarán por un período determinado, es de suma necesidad que participemos cada uno lo más activamente posible. Y así, de ese modo, estaremos ejerciendo efectivamente nuestra libertad. De lo contrario la estamos desechando, la estamos eludiendo también porque no nos queremos hacer cargo. Para ejercer nuestra libertad con responsabilidad resulta básico, ante una elección de autoridades de gobierno, ir a votar. Y también es necesario que, en la medida en que cada uno podamos hacerlo, participemos en modo activo de los comicios. Por ejemplo, no dejar de concurrir y asumirlo como una posibilidad de ejercer la libertad más que como una obligación formal, al ser designados presidentes o autoridad de mesa electoral. O también es muy pero muy importante, sobre todo los jóvenes, el ofrecernos como fiscales por algún partido o agrupación política y así ayudar a que los comicios sean mas transparentes evitando la tentación del fraude o la mula a la que nuestra idiosincracia criolla nos tiene mal acostumbrados. A veces nos mostramos pesimistas, desgastados, disgustados o desalentados al ver que, luego de varios años de democracia las cosas no mejoran como lo esperamos. Pero si nosotros no ejercemos nuestra libertad cívica plenamente, ¿no deberíamos hacer un mea culpa? ¿No provendrá el desaliento y el pesimismo del que hablaba antes de nuestra propia actitud y de nuestra escasa valoración al sistema de gobierno que nos hemos propuesto? Es un error creer que la política es un ámbito exclusivo para los políticos. Es un grave error. La política nos concierne a todos. Las consecuencias de la política recaen sobre nuestras espaldas cundo ésta se materializa en gobierno efectivo y concreto. Si queremos ser libres de verdad debemos hacer nuestro, de todos, el ámbito de la política. Solo así mejoraremos nuestra democracia y los gobiernos que se sucedan dentro de ella. No dejemos de participar activamente en estas próximas elecciones. Si estás dudando, no dejes de ir a votar o a presentarte a la mesa para la que te designaron como presidente o autoridad de mesa. Si estás dudando, no dejes de ofrecerte como fiscal para el partido que sea. Tenemos que participar, lo más activamente que podamos en las elecciones. Tenemos que dar el ejemplo a los más jóvenes y a los niños con nuestros actos. Mostrar una vez más que la libertad no es una mera declamación sino una realidad por la que hay que esforzarse actuando con responsabilidad. Aunque en algunos medios de comunicación nos quieran hacer creer, como ocurre a menudo, que las elecciones ya están dadas y que no le interesan a la gente, aunque encuestas dudosas pretendan torcer la libertad de las voluntades, no dejemos de ejercer nuestra libertad yendo a votar y participando cada uno como mejor pueda en estas elecciones para demostrarle a todos y fundamentalmente a nosotros mismos, que con nuestra libertad, no se juega. Les mando a todos un abrazo.

Francisco M. Lynch

del programa radial Un Abrazo emitido el 22-10-2007

General

If you enjoyed this post, please consider to leave a comment or subscribe to the feed and get future articles delivered to your feed reader.

Comments

gracias ta buena su reseña

Deja un comentario

(requerido)

(requerido)